“Girls” y el feminismo

girls

Este domingo se emitía el ultimo capítulo de “Girls“, una serie que nos ha acompañado durante 5 años.

Desde el primer episodio supe que iba a ser de mis series favoritas, y no solo por lo divertido de algunas situaciones, la excelente banda sonora o la empatía con alguno de los personajes. “Girls” es mucho más, es un alegato moderno, un canto a la mujer libre y autosuficiente con un trasfondo de crítica brutal a nuestra sociedad.

Creo que Lena Dunham ha hecho más por el feminismo que años de ensayos literarios y movimientos o asociaciones. Con sus situaciones, tan cercanas para muchas, nos ha hecho reflexionar sobre nuestras propias vivencias y ver desde una perspectiva ajena a nosotras momentos que podían haber sido propios.

Por otro lado, muchas posturas que presentadas en otras circunstancias se calificarían extremas (como la decisión de la mujer sobre su cuerpo en temas de embarazo y aborto, o el eterno dilema para la mujer de escoger entre vida laboral o familiar), son presentadas en la serie de una manera natural y cotidiana que a muchas les serán similares y que sin embargo no se hubiesen planteado.

Muy lejos de otras series femeninas como “Sexo en Nueva York” (la única similitud es que transcurre en esta ciudad y que está interpretada por personajes femeninos) los estereotipos a los que recurre no son mujeres perfectas a las que les va bien todo en la vida, al contrario, son 5 chicas tratando de encontrarse a sí mismas y encontrar el amor en un entorno que parece un completo caos, entre situaciones nada idílicas.

Con esto quiero analizar 5 aspectos que me parecen vitales en la “personalidad” de la serie.

1. La autora

Lena Dunham tiene solo 26 años y ya es una de las guionistas más exitosas de la televisión americana. Es inteligente, culta y sin complejos.
Dunham ha roto muchos estereotipos y ha callado muchas bocas, empezando por todos aquellos que dicen que para tener éxito hay que ser bonita y con buen cuerpo, siguiendo por los que dicen que la televisión es entretenimiento y cuanto más lejos de temas intelectuales mejor.
Dunham ha hecho de “Girls” una serie inteligente, provocativa y social, todo con un gusto excelente.
Por otro lado, el personaje de Hannah, aunque en ocasiones es repulsivo por su egoísmo (no deja de ser un defecto del personaje, el contrapunto a sus virtudes), nos ha enseñado muchísimas cosas, como que es más importante, o por lo menos debería serlo pasarlo bien a la vergüenza, que nuestro cuerpo es el que tenemos y que hay que quererlo tal y como es, que el sexo es algo genial y que no hay que darle tantas vueltas, o que a veces para poder ser feliz hay que dejar atrás, aunque duela, amistades y relaciones tóxicas.

2. Personajes

Me gusta “Girls” porque sus protagonistas no son mujeres perfectas. No están buenas, no son triunfadoras, la cagan muchísimo, y están perdidísimas.
Podríais ser pefectamente tus amigas y tú (aunque dios quiera que no, porque me parece que son bastante egoístas, a veces rozando el límite de malas personas). Esto es lo que hay en la calle, tus compañeras de trabajo, tus amigas, tu madre y sus dramas, gente como tú y quienes te rodean. Son referentes reales no Sofia Vergara ni Sarah Jessica Parker.
Por otro lado, a pesar de que los personajes femeninos tienen un peso predominante, también hay historias masculinas que nos han marcado, como la de Ray, un hombre sencillo que solo busca la felicidad a través de su tranquilidad. Es una figura que aporta calma y coherencia a toda la amalgama de caos y desorientación del resto de personajes.
También está Adam, el antagonista de Hannah. El novio al que amamos pero con el que no se puede tener una relación, bien porque es un desastre, bien porque es inestable o siemplemente porque a pesar de ser Buena persona con él la relación se ha vuelto altamente tóxica. Nos ha hecho amarlo y odiarlo a partes iguales, y sobre todo meternos un poco en la cabeza y la piel de chicos como él.

3. Situaciones

Una vez una amiga me dijo que no le gustaba “Girls” porque las situaciones eran demasiado extremas y que las veía muy lejanas, vale, puede que no nos hayamos puesto a bailar desnudas en una discoteca de New York o hayamos conocido a un profesor de surf con el que follar salvajemente durante una semana (o sí), pero ¿quién no ha tenido un novio que estuviera como una cabra, o le haya tocado elegir entre el amor y su carrera profesional, o ha tenido algún que otro susto con la relaciones sexuales?
“Girls” nos ha ayudado a ver desde fuera, a través del personaje, y sobre todo a darnos cuenta de muchas situaciones que nos ha tocado vivir o que hemos normalizado y que son una barbaridad como la sodomía “consentida por amor”, la presión de la sociedad para cumplir con los patrones generacionales, la dependencia emocional de una pareja dominante, o la competitividad entre mujeres por el macho.
Quizá estén algo exageradas (o no) pero son situaciones diarias y verlas desde fuera nos ha ayudado a abrir los ojos.

4. Música y literatura

Lena Dunham es una chica muy culta, además de la literatura, la música es su pasión. En alguna entrevista ha dicho que escucha desde el folk hasta rap.
Y eso se nota en la selección musical de la serie, que por cierto es excelente y muy variada.
No solo porque en los capítulos podamos escuchar diferentes estilos musicales, o la amplísima inclusion de artistas femeninas de todos los géneros. La banda sonora juega un papel decisivo en el dramatismo de la serie. Me pareció increíble el final del episodio 3 de esta última temporada (el del escritor indignado con la crítica), con el plano de Hannah andando por la calle, mientras suena de fondo el “Desperado” de Rihanna.

Al igual que con la música, la literatura está continuamente presente en “Girls”.
Gracias a sus episodios (bien por referencias de los personajes, bien porque los propios artistas aparecen como protagonistas) he podido descubrir más autores literarios que en muchos años de carrera e instituto.

5. Trasfondo

Girls no es la vida de unas jovencitas divertidas. No son unas descerebradas. Tienen problemas y a veces muy jodidos.
Es una serie dura, descarnada, ácida, cruel y real como la vida misma.
A pesar de la ironía con la que están tratados los episodios, todos ellos tienen un trasfondo de crítica y reflexión.
En ellos se denuncian situaciones y se pone el foco en otras como la dificultad de salir del armario o la soledad en la etapa de madurez.

Girls es, en mi opinión, junto con “Cómo ser mujer” de Caitlin Moran o “The Punk Singer” el documental sobre Kathleen Hanna, una referencia más que necesaria en el concepto de feminismo actual.
Necesitamos mujeres como Lena Dunham que con 25 años ha revolucionado la industria de la televisión de una manera inteligente y transgresora. Necesitamos referentes de personajes y mujeres imperfectas, con sus miedos y sus complejos, vamos mujeres reales. Necesitamos situaciones con las que identificarnos y que nos hagan reflexionar.

En definitiva necesitamos otros patrones de feminismo, darnos cuenta de que todavía hay muchísimas situaciones machistas que se normalizan y  la importancia del feminismo para poder avanzar hacia una sociedad más justa y equitativa.

¿Y vosotros que opináis? ¿Habéis visto “Girls”? ¿También veis el trasfondo feminista o por contra pensáis que es una frivolidad?

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño web | Alojado por FactoryMediaWeb