La cultura de la violación, tenemos un problema muy serio

Hoy voy a ponerme seria otra vez. En los últimos días estoy viendo una serie de noticias y comentarios que realmente me preocupan y aterrorizan a la vez. Hace unos días el Ministerio de Interior lanzaba una guía de consejos para prevenir la violación. Personalmente la veo pobre (como hecha con desgana) y frívola (porque de verdad el Ministerio de Interior no tiene nada mejor que hacer?) pero lo que sí es cierto es que no dejan de ser los consejos que mismamente tu madre podría darte, y esto me hizo pensar por qué se nos educa a las mujeres en el miedo a ser violadas y no a los hombres a respetar a las mujeres. Por qué las madres dicen a sus hijas cosas como -no te pongas eso que vas muy provocativa- pero sin embargo si oyen a sus hijos hacer un comentario machista no les reprenden.

Esto que parece una tontería no lo es en absoluto, y no lo es hasta el punto de que hay cosas que realmente nos incomodan a las mujeres (ya no solo hablamos de violación, sino de comentarios, actitudes) y que los hombres lo ven de lo más normal. Os pongo un ejemplo:

cuanto-dano

“Cuanto daño” es una publicación que tiene 59.346 seguidores (que se dice pronto) ponen imágenes curiosas, gifs divertidos, pero también muchas fotos de tetas, chicas que han perdido peso, ranking de tias buenas, etc etc, cosas que parecen super normales, pero fijaros lo que son las cosas que lo suben como “esta chica compartió una foto en escote y se extraña de recibir comentarios groseros”, y para colmo mirad lo que responde otro chico. Es que lo ven taaan normal…

Otro ejemplo (por favor tenéis que verlo, solo son 6 minutos y vais a flipar).

Este vídeo lo compartí en mi perfil de Facebook y como era de esperar se desató la polémica, los chicos no entendían que las mujeres se molesten por las miradas y los comentarios en la calle, es más, no entendían por qué no nos sentíamos agradecidas. No se plantean ni por un momento que un silbido o una mirada te hace sentir super incómoda (y de los manoseos ya ni hablamos). ¿Os dais cuenta lo fuerte que es que nuestros compañeros no entiendan que una mujer se ponga un pantalón corto o un escote por comodidad o por que le gusta y no para ser mirada?

Captura-de-pantalla-2014-08-21-a-las-13.06.32

Es tan normal silbar a una chica por la calle, decirle algo y que no te responda, dar por hecho que cuando una chica se arregla es para que los hombres la miren o se la quieran follar, e incluso que en las películas porno las mujeres adopten siempre posturas sumisas incluso muchas veces sodomitas, que damos por hecho que es normal y no lo es. Estamos tan inmersos en lo que se llama “la cultura de la violación” que ni nos damos cuenta. Ojo, la palabra es fuerte, pero es lo que es.

Hace unos días se desataba la polémica con las imágenes del fotógrafo hindú Raj Shety en las que de una manera artística recreaba lo que había sido un hecho real, la violación colectiva de la joven Nirbhaya cuando volvía a casa en autobús y que murió diez días después a causa de las heridas. Esta temática no debería ser sinónimo de artístico o glamour, sin embargo lo hemos visto millones de veces en la moda, como por ejemplo en esta campaña de Dolce and Gabbana donde un hombre fuerza a una chica mientras otros 3 miran las escena.

A la izquierda la imagen de Raj Shetye, a la derecha una campaña de moda de una conocida marca.

A la izquierda la imagen de Raj Shetye, a la derecha una campaña de moda de una conocida marca.

O la campaña de Zovicrem que pretendía ser graciosa y Lena Prado desmonta con rotundos argumentos en este artículo de Playground (una vez más os recomiendo leer los comentarios, por lo general abunda el sentido común, pero algunos son como del siglo X).

Proyecto Kahlo recopilaba en este artículo sobre “la cultura de la violación” (buenísimo por cierto), varios casos y situaciones donde las víctimas no solo eran ignoradas sino que casi se las tachaba de culpables con comentarios del tipo “si va así vestida ¿qué quiere?”.
Otro ejemplo es lo que venía pasando en San Fermín, que han tenido que tomarse medidas para que no se produzcan abusos a mujeres y donde la excusa era -claro es que eso les pasa por ir borrachas- o -pues no tienen cara de estar pasándolo mal-. Claro, es super normal que por ir borracha te puedan manosear (varios tíos además a la vez), o que un hombre pueda ir con el torso descubierto y si lo hace una mujer pasa esto.

san-fermin-polemic

El otro día no salía de mi asombro con la noticia de la chica de Málaga. No sé qué me alucinaba más si que haya sido violada “presuntamente” por 5 tíos mientras lo grababan con el móvil (y no, por increíble que parezca no fue en un país del Tercer Mundo, fue en Málaga) que 2 de ellos fueran menores de edad, que una jueza haya archivado la causa porque se sospecha que pudo ser consentido (con 5 a la vez? la ropa desgarrada y llorando?) pero lo que más me ha alucinado de todo ha sido encontrarme este tipo de comentarios en la noticia frivolizando (en plan “bueno que ¿ha habido violación o no?” como si se tratara de algún tipo de asunto cotidiano) con afirmaciones como “mujeres ligeras de cascos y luego si no me gusta me han violado” (en serio??????).

Captura de pantalla 2014-08-21 a las 14.02.15

Por si esto no fuera poco, el Alcalde de Valladolid recientemente ha hecho unas declaraciones en las que desacreditaba las denuncias por agresiones sexuales con perlas como esta entre otras.

Captura de pantalla 2014-08-22 a las 13.28.04
Claro claro, las chicas no tenemos nada mejor que hacer que “buscar las vueltas”, este hombre ha visto muchas películas, de lo contrario sabría que “arrancarse el sujetador y la falda” es bastante más complicado, que además existen las pruebas médicas y de ADN para certificar si ha habido agresión o no, y que por desgracia los datos de denuncias falsas son irrisorios en comparación con el número de violaciones al día (una cada 8 horas).

Con todo esto de la chica de Málaga se ha desatado una campaña de movilización en las redes sociales bajo el hashtag #NoEstasSola en el que muchas mujeres denuncian situaciones similares y muestran su apoyo. Pero como siempre, de todo lo bueno sale algo malo y los comentarios por parte de los hombres (y lo que es más increíble, por parte de muchísimas mujeres) acaban por empañar lo que pretendía ser un acto noble.
Atención a las respuesta al Twitt de Sara Gallardo en el que se quejaba de que un hombre adulto le había dicho “un piropo”. No puedo sentir más vergüenza ajena.

sara-gallardo

Menos mal que afortunadamente no todos los hombres son así (ni todas las mujeres porque por desgracia estos comentarios también los hacen mujeres) y hay hombres que toman conciencia como el autor del libro “La cultura de la violación. Guía para el caballero” donde explica está dinámica en la que estamos inmersos, y que amablamente ha traducido en este artículo Eldemonioblanco. Fragmento que os recomiendo encarecidamente que leáis seais hombre o mujer, y reflexionéis por un momento, casi con toda seguridad os va a sorprender y hacer pensar, pero sobre todo pensad que esas mujeres podríais ser vosotras, o vuestras hermanas, novias o amigas. Esto es un asunto que nos afecta a todos y tenemos que crear conciencia independientemente del género.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2014

2 Respuestas to “La cultura de la violación, tenemos un problema muy serio”

  1. erudeite dice:

    Las mujeres tenemos completo poder de decisión sobre quién tiene acceso a nuestro cuerpo y los hombres deben respetarlo; no creo que un beso, un trago o una cita mágicamente les otorgue libre y absoluto acceso al cuerpo de las mujeres. Es por esto que una cultura que fomenta estos principios debe erradicarse y esto únicamente será posible cuando el rechazo a su práctica sea absoluta y En vez de enseñar a las mujeres a defendernos deberían enseñar a los hombres a no violar.
    Leer más en: https://erudeite.wordpress.com/

    • Completamente de acuerdo contigo, será cuando la sociedad deje de cosificar a las mujeres y tratarlas como objetos, o cuando se naturalice el cuerpo femenino en lugar de verlo como un objeto exclusivo de sexualidad cuando se radiquen este tipo de conductas, el problema es que todavía queda muchísimo camino que andar en esta materia.

      Muchísimas gracias por tu comentario y el enlace a tu blog, le he echado un vistazo y me parece super interesante.

      Un abrazo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño web | Alojado por FactoryMediaWeb