Bandages Love Blood: ilustración, moda y tatuaje

mar-bandagesloveblood

Mar, Bandages Love Blood, es de esas personas que te hacen recobrar la fe en la humanidad. Es la mujer más dulce y sensible del mundo, habla tranquila, como si te estuviera consolando. Con ella las horas pasan volando. Pero tras su apariencia calmada se esconde una cabeza creativa que no puede parar de pensar. 
Tenía muchísimas ganas de entrevistarla porque además de ser una chica muy interesante, ha trabajado muchos años como diseñadora para algunas de las marcas de moda más importantes de nuestro país. Sin embargo no quería eso, y en noviembre de este año decide emprender un camino por su cuenta para centrarse en lo que más le gusta: la ilustración y el tatuaje.

Aunque estudiaste Diseño de moda, tu trabajo está muy vinculado a la ilustración, ¿cómo das ese salto?
Yo en principio iba a estudiar Bellas Artes, lo que pasa es que cuando tienes 17 años tampoco sabes muy bien lo que quieres y Bellas Artes me sonaba como algo más arcaico que diseño de moda, que acababa de empezar (yo lo estudié hace 14 años) y tiré por ahí, aunque creo que en realidad hubiese encajado mejor en Bellas Artes porque al final lo que más me gusta es dibujar.
Hice la carrera, que me divirtió mucho porque es muy creativa y muy de hacer proyectos y eso me encantaba, pero cuando saltas al mundo profesional… Empecé a currar en Springfield, de ahí salté a Zara, luego al Corte Inglés, y llegó un punto en que me di cuenta que realmente era un trabajo que podía hacer, que se me daba bien, que estaba a gusto pero no era lo que realmente me gustaba, que era dibujar.

Por eso decides, ahora ir por tu cuenta.
Exacto, después de 10 años llega un punto en que digo -hasta aquí- porque he probado, he cambiado de empresas, le he dado una oportunidad al mundo de la moda y me he dado cuenta de que realmente no es lo mío y decidí saltar al mundo más creativo de la ilustración y del tatuaje.

diseno-moda

christmas

Tu eres una persona con una sensibilidad muy acentuada, con mucha conciencia social, algo que normalmente no es habitual en el mundo de la moda (¿o si?). ¿Cómo ha sido para ti trabajar en ese mundo?
Hubo varios factores que me hicieron querer dejar la moda, uno de ellos es porque en el trabajo en sí no encajaba, la moda en sí no me atraía tanto, no tenía esa pasión que veía en algunos de mis compañeros, porque la moda al final, cuando la llevas a un punto, yo la veo como un arte, lo que pasa es que ahora mismo se ha industrializado de una manera y se ha creado un mundo de moda pronta en el que se ha perdido totalmente la creatividad, donde solo importa vender, copiar lo que se lleva y al final se está perdiendo la perspectiva y a mí esto no me gustaba. Creo que hay que respetar al artista, hay que admirar la belleza de los otros sin cuestionar la tuya (tú puedes tener una forma de dibujar o diseñar, y otra persona otra y las dos son igual de válidas y bonitas, no hace falta copiar, ¿no?).
Además, he viajado, he ido a los países donde se fabrica, he estado con la gente, he visto todo el trasfondo del mundo de la moda de manera muy profunda y al analizarlo vi que era algo que no iba conmigo, ni el tema de que la moda sea algo tan pasajero que haya que cambiar de tendencia tan rápido, yo creo más en generar un estilo, en crear algo que sea único, no en una fábrica de chorizos, que es al final en lo que se ha convertido la moda y las empresas de moda rápida.

Tu tesis doctoral iba sobre la relevancia del vestuario de las Cheerleaders en la moda. ¿Cuál crees que ha sido la influencia? ¿Podremos ver ese trabajo publicado?
Yo creo que en otra vida fui norteamericana, jaja…sobretodo es la estética, me alucina. Creo que tienen un cuidado de la estética en cada cosa que hacen, en un mísero cartel de carretera, en el cartel de una mercería… en cualquier sitio ves una estética súper cuidada. Y creo que lo han hecho muy bien desde siempre: en las bandas de música, en las camisetas de las Universidades…en todo.
En general desde muy pequeña he sentido gran admiración por norte América, de hecho, con muy pocos años les pedí a mis padres que por favor me mandaran un verano a América para poder vivir esa experiencia.
Luego ya, siempre que he tenido algo de dinero he viajado allí.
Entonces las cheerleaders me parecía un tema interesante porque, aunque la gente no lo sepa, inicialmente el papel de cheerleader era masculino. En las universidades cuando empezó a aparecer la figura del cheerleader, eran los hombres que no se les daban bien los deportes y se dedicaban a animar a sus compañeros que estaban compitiendo. Porque claro, las mujeres en esa época no estaban admitidas en las universidades, no podían estudiar, entonces eran hombres, y estaban muy bien valorados porque eran chicos que mostraban una capacidad de liderazgo, iniciativa, y haber sido cheerleader era un punto a favor para que luego les contrataran en las empresas.
Cuando empecé a leer esto me pareció súper interesante, así que lo que hice fue una relación de cómo se transformó una actividad primeramente masculina en femenina y como fue cambiando el concepto para acabar siendo lo que es hoy, que es prácticamente un deporte más.
Hice un análisis de la figura cheerleader en muchas vertientes cultural, erótica, estética, en la sociedad… E hice una primera parte que era compararlo con la historia, luego otra que era un análisis social y por último hice una silueta por década de los cheerleaders.
Evidentemente todo parte de la estética pero me lancé a conocer la historia y hacer todo ese análisis socio cultural, pero todo empezó porque los uniformes me alucinan y me parecen preciosos, sobretodo la parte más vintage. Buscaba un tema que me interesara y que pudiera relacionar con la moda, de hecho hay una parte en la que se analiza la cheerleader y su influencia en la moda actual y hay varios ejemplos: en el cine, en los vídeos musicales, en las publicaciones de moda, en la publicidad…
Y fue bastante divertido, ojalá lo pueda publicar.
La verdad es que cuando presenté la tesis, saqué muy buena nota y me recomendaron que intentara publicarlo, y en eso estoy.

cheerleaders-Mar-Martitegui

Pues hablando de cultura americana, tienes un pin en forma de botita de cowboy, que has sacado con Bandagesloveblood, tu propia marca en la que vendes bolsas de telas con tus diseños, pins… ¿Qué mas tienes pensado?
Bandagesloveblood es como mi nombre artístico, o un mundo que creé en el que meter todas las ilustraciones que hago y todo lo que me gusta, tanto mi blog como mis dibujos. Claro, ya se ha convertido casi en mi nombre de empresa porque ahora que estoy de freelance es el nombre bajo el que me muevo y muevo mis diseños.
En principio está más enfocado a la ilustración lo que pasa es que sí que hago otras cosas como el pin de la botita.
El pin de la bota lo hice porque cuando decidí dejar mi trabajo inventé una especie de metáfora en la que dejar mi trabajo era convertirme en una cowgirl, porque es mi gran sueño desde pequeña. Entonces fui haciendo una especie de experimento artístico en el que poco a poco iba subiendo a mi Instagram pasos en los que iba demostrando como me iba convirtiendo en una cowgirl, y esos pasos iban paralelamente, según iba avanzando, a dejar mi trabajo.
De hecho hicimos un viaje a EEUU para vivir la experiencia cowboy y entonces lancé la bota porque me apetecía hacer algo que tuviese que ver con este cambio en mi vida.
Mucha gente me ha preguntado si voy a hacer más cosas pero no lo sé, me muevo por proyectos puntuales. Igual que lancé “Stop killing animals”, porque soy vegetariana y me preocupa mucho el tema de activismo por los animales y la alimentación, e hice unas camisetas, parches y bolsas de tela relacionadas con este tema, puede pasar con otra cosa. Me muevo mucho por impulsos. No quiero crear nada que esté atado a salir cada temporada, o cada cierto tiempo algo nuevo… Quiero huir de eso, haré cosas puntuales pero no quiero hacer nada que suponga ser continuado. He salido muy rebotada de las colecciones y aburrirme a mí misma, quiero romper totalmente y poder hacer lo que me de la gana.

pin-tuchi-blood
vegetarianos-madrid

En la actualidad diseñas invitaciones de boda, pero yo he visto fotos de tu boda y todo era una auténtica maravilla, no había ni un solo detalle al azar. A parte de que creo que deberías hacerte organizadora de bodas, aja, cuéntame, como es ese proceso de diseñar tu boda.
Organizar bodas, lo que es desde las invitaciones a la decoración, lo hemos hecho ya en 3 bodas: la nuestra, la de unos amigos comunes, y lo estamos haciendo ahora para la de mi hermano que es dentro de 2 meses. Lo que pasa que es un trabajo que te lleva bastante tiempo y ahora mismo no es mi prioridad porque quiero dedicar más tiempo a la ilustración y a otros proyectos que tengo en mente como unos libros de cuentos propios. Entonces es algo que no descarto porque me gusta, lo disfruto muchísimo, porque la gente cuando se va a casar está encantada y feliz, y es un trabajo súper agradable. No hay nada mejor que trabajar con gente que esté feliz. Así que de momento lo que hago son las invitaciones y algo de la estética de la boda como pueden ser lo meseros, cosas más relacionadas con la invitación porque tienen una temática gráfica en común.
También hago los muñequitos de la tarta, las cajitas de los anillos…cosas que son un poco más puntuales. Organizar una boda entera no lo descarto pero de momento lo hago solo para gente cercana.

Invitaciones de boda con el mapa del sitio.

Invitaciones de boda con el mapa del sitio.

Muñequitos de la boda de Mar y su marido, Maurix.

Muñequitos de la boda de Mar (Tuchi) y su marido, Maurix.

Y además juegas con la ventaja de que Maurix, tu marido, precisamente se dedica al tema de packaging, diseño de mobiliario… y conoce proveedores.
Sí, absolutamente todo lo hago con Maurix. Vivimos y trabajamos juntos y en general todo lo consultamos. No somos un estudio como tal, cada uno tiene sus clientes sus historias, pero nos llamamos Tree Hauss porque en realidad lo compartimos todo. Todo lo mío tiene algo de él y todo lo de él tiene algo mío.
Nos gusta mucho trabajar juntos. Nos compenetramos bien porque él tiene sus puntos fuertes y yo los míos y no son los mismos, con lo cual nos complementamos.

Además de diseñar prints de ropa, invitaciones de boda, ahora también, con Dientes de vampiro, has empezado a tatuar. ¿Tienes pensado llevarlo a nivel profesional o es más por diversión?
Tengo la máquina hace un año, porque Maurix me la regaló por mi cumpleaños.
Siempre me ha gustado el mundo del tatuaje y mucha gente me encargaba dibujos para hacérselos con otros tatuadores así que pensé -me encanta el mundo del tatuaje, me encanta dibujar, y la gente me está pidiendo dibujos…Pues voy a intentarlo, ¿por qué no?-
Pero con mi trabajo no había podido dedicarle tiempo. Ahora desde enero, llevo 3 meses tatuando todas las semanas, cogiendo mano con voluntarios, amigos… Y la verdad es que me encanta. He descubierto que es algo que me relaja, me hace sentir bien y lo disfruto mucho, y me encantaría poder dedicarme si no enteramente, porque también quiero compaginarlo con el tema gráfico e ilustraciones, pero sí que sea una actividad primordial a nivel laboral.

dientes-de-vampiro-tatuaje

Para saber más sobre Mar puedes visitar su Facebook: Bandages Love Blood, su Instagram o el Instagram de Dientes de Vampiro.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2016

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño web | Alojado por FactoryMediaWeb